Teresita Chuecos: “No me fijo en nadie, tengo una manera de pensar muy diferente”.

Todo comenzó cuándo buscaba una tarta para el segundo cumpleaños de su hija Madeleine. No encontró nada que le convenciera y decidió hacer la tarta ella misma. Ese fue el inicio de la exitosa carrera de Teresita Chuecos, una arquitecta que un día se transformó en repostera.Tras una dilatada y prestigiosa en Venezuela  sus tartas llegaron a Madrid donde han destacado por la innovación  de las composiciones, la elegancia de sus elementos, la presentación y la experiencia para los sentidos que supone probarlas. Las creaciones de Teresita Chuecos son alta repostería construida artesanalmente, a la medida de cada cliente, con mimo y recetas innovadoras y muy personales. Su Atelier se encuentra en el Wedding & Event Center un espacio donde se han reunido creadores que comparten una misma filosofía y criterio en la organización de bodas y eventos.

 ¿Cómo nació Teresita Chuecos Arquitectura en repostería? 

 Nada es planificado, todo se debe a distintas situaciones de la vida. Soy madre de tres varones y una niña, Madeleine, mi mano derecha hoy en día, cuando cumplió dos años decidí  buscar una tarta en Venezuela.  No encontraba nada que me convenciera, así que hice un boceto pero nadie me lo podía hacer. En búsqueda de la tarta perfecta me enteré que un grupo de Puerto Rico daba un curso en un hotel y me apunté. Quería una tarta de la sirenita que era la película que estaba lanzando Disney en ese momento, hice el curso y al final de las cinco mañanas mi tarta fue la mejor, era un curso para reposteros profesionales. Hice  la torta para el cumpleaños y fue un éxito, todos la fotografiaron y comenzó a difundirse en piñaterías y organizadoras de eventos infantiles que empezaron a llamar a mi casa para que les hiciera tartas. Hace 20 años hacer una tarta como las que se ven hoy día, tridimensionales, era totalmente único, revolucionario.  Comencé a hacer tartas para conocidos y familia y al año estaba en Venevisión, las cosas surgen de una manera inesperada.

 ¿Cómo recibes este éxito inesperado y cuando decides dedicarte profesionalmente a la arquitectura en dulce?

Al principio me lo planteé  como un hobby, como un juego, pero este hobby poco a poco se convierte en profesión cuando mi casa se ve invadida por cientos de personas, y me doy cuenta de que debo buscar un local. Paralelamente mi familia me decía: “tu eres arquitecta como vas a dedicarte a hacer tartas”, hace veinte años era como degradarte, hoy en día es un oficio prestigioso, pero antes no era así. Pero a mi me permitía seguir cuidando a mi hija pequeña, porque lo hacía en casa, y mira hoy en día esta profesión es la que me ha hecho famosa. Creo que lo importante es que esta nueva profesión salió de mí y me apasionó. La primera vez que fui a la televisión me temblaban las piernas e incluso les pregunté por que me llaman a mi si no tenía ni tarjeta personal, las cosas buenas se conocen me decían. Sentía que con esta profesión podía desarrollar algo que no me había planteado, había surgido naturalmente, y así comenzaron las portadas de revistas, la televisión y además me hizo descubrir que tenía algo dentro de mí que podía expresar en el mundo del azúcar

 ¿Cómo ha influido tu formación como arquitecta en el diseño de tartas?

Creo que me ha aportado un criterio más formado de diseño y sostengo que la disciplina de la Universidad es la que te da la formación y la capacidad de desarrollar varias cosas a la vez. Un arquitecto cuando diseña tiene que pensar hasta en veinte espacios a la vez y eso me sucede a mi con las tartas, debo unir los distintos elementos.  Llega una momento que voy creciendo profesionalmente, hacía quince bodas a la semana en temporada alta y en la normal siete u ocho a la semana, cerca de trescientos eventos al año,  dejé un record de 580 tartas televisadas  en todos los canales de Venezuela, fue muy emocionante pero también supuso mucho trabajo, sin descanso.

 Y un día decides trasladarte a Madrid.

 Llego a Madrid, como para nadie es un secreto, nuestro país nos lo quitaron, nos lo robaron , y en mi familia tomamos la decisión de emigrar pensando en nuestros hijos, por darles un futuro mejor, un desarrollo profesional . Tenía mucha curiosidad porque durante mi trayectoria en Venezuela exporté tartas a España. Y me habían comentado que aquí no había nada parecido, no lo creí, pero cuando llegué a España me dí cuenta que era cierto lo que me habían contado mis clientas, sin embargo antes de lanzarme a esta aventura, aquí en España, realicé un estudio de mercado, asistí a seminarios de repostería para ver cual era el top de la repostería es este país, y fue cuando me dí cuenta de que faltaba mucho por hacer y podía aportar mi experiencia al mercado español. La experiencia es la que te da el verdadero conocimiento de una técnica, la experiencia es el resultado de lo óptimo.

 ¿Cómo fue el lanzamiento?

Afortunadamente lo hice con premeditación, con seguridad, positivismo y optimismo.  Siendo constante y estando segura de lo que tenia entre manos. Antes de abrir ya tenía clientes y peticiones, clientes que me agradecían mi presencia aquí. He tenido la ventaja y  la dicha de que he sido muy bien acogida por los españoles.

 Las tartas de Teresita Chuecos tienen mucho prestigio, ¿Qué las hace distintas?

No me fijo en nadie, ni en lo que existe a nivel mundial, ni en las tendencias, tengo una manera de pensar muy diferente, eso es lo que ha gustado y la razón de mi éxito en Venezuela. Todas mis creaciones tienen un sello único y personal, tengo la teoría de que la estética es muy importante pero el sabor es lo básico. Lo que más me gusta es que me digan que está buena, porque eso es lo difícil,  hoy en día hay mucha repostería, incluso muchos cursos que te enseñan como decorar, pero lo difícil es  realizar un gran bizcocho, un buen ganache, un gran relleno. España exige muchísimo,  aquí todo es estrellas Michelin, y el mundo gourmet está muy implantado.

 ¿Qué inspira a Teresita cuando diseña una tarta?

Cada cliente, cada boda es un mundo, cada celebración, y lo importante es que la tarta se identifique con ellos, hoy en día existe la moda de personalizar las tartas y eso es muy bonito porque el cliente siente que la tarta es una parte importante de la celebración. A mi me cuesta copiar hasta de mi, por eso siempre les  digo a mis clientes que no me presionen y confíen en mis criterios.  A día de hoy nadie se ha quejado, todos se han sorprendido y la tarta ha respondido a sus expectativas. Es muy bonito sentir el agradecimiento de los clientes, me aporta una tranquilidad espiritual y un  orgullo poder aportar algo de mi  misma a una cultura nueva.

 ¿Qué materias primas te gusta utilizar?

Mis tendencias y mi nivel de exigencia no me permite fijarme en el costo de producción, me interesa ante todo la calidad. No uso cremas de mantequilla, respeto quien lo haga, pero yo considero que no es un aporte elegante ni siquiera para eventos de niños,  para mi no es sano. Las tartas siempre van en mesas, eso es un valor añadido que nadie lo da, transporte incluido, nunca se entregan en cajas sino en cristales, o bandejas de plata, hay unos equipos de luz y eso me diferencia. Me encantan las materias primas españolas y experimento mucho con ellas. Trato de que cada año se marque una pauta y un estilo, aquí como tenemos las cuatro estaciones hago propuestas con  distintos sabores para cada una, este verano fue el de maracuyá, fue un éxito total y creo que seguirá siéndolo en el otoño y en el invierno porque es un sabor exótico no conocido y eso contribuye a la experiencia de probar la tarta.

 ¿Qué retos te planteas?

Siempre me reto a mi misma, acabo de hacer  una tarta de 2 metros de alto para el 15 aniversario de las Mil y una Bodas de IFEMA, y me encargaron la tarta del cumpleaños de los pandas del Zoo de Madrid para mil personas  en chocolate blanco. Ha sido un honor que hayan escogido a una venezolana para este evento, me siento muy orgullosa. Además hice una tarta de hielo para los pandas, una tarta  de sandía, fue un reto, pero uno no puede decir nunca que no, nunca me niego, me meto en muchos líos, pero al final siempre lo logro. Ahora estamos inmersas en nuestras propuestas para Navidad.

Más información sobre Teresita Chuecos. Arquitectura en Repostería.

Web

Facebook

Twitter 

Wedding & Event Center

C/Serrano, 108, entrada Diego de León, 2 .

Todas las fotos cedidas a Caras de la Información por Teresita Chuecos

¿Que te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s