Ana Sepúlveda: “Ando buscando mi sitio a lo largo y ancho del mundo”.

“Ando buscando mi sitio a lo largo y ancho del mundo. Primero viví la Lluvia en Abbey Road y ahora el Monzón en Katmandú. Comparto en el blog mis tres pasiones: Viajar, fotografiar e informar” Esta presentación en su blog Llueve en Abbey Road es la que me hizo contactar con Ana Sepúlveda, una joven periodista que al finalizar sus estudios de periodismo decidió emigrar Londres, para intentar aprender inglés.  Una etapa dura que le sirvió para madurar como ser humano y para reafirmar sus metas y objetivos como periodista. Allí nació Llueve sobre Abbey Road, el blog en el que fue vertiendo sus retos, esperanzas y sueños, y que le ayudó a mantenerse conectada con el periodismo. “Al principio quería contar de manera personal qué era eso de vivir fuera, cómo eran los comienzos, los retos. Poco a poco el blog fue evolucionando a la par que lo hacía mi vida”, comenta Ana. En Londres alguien le ofreció colaborar con la ONG Sankalpa en Nepal, y como señala la periodista era una propuesta a la que no podía negarse. Recientemente se ha incorporado al equipo del programa Emprendetech de Gestiona Radio.

Recientemente has comenzado como productora de Emoprendetech el programa de Gestiona Radio dirigido por Esther Molina.

Emprendetech comenzó en septiembre en Gestiona Radio, Esther me escribió para saber cuando volvía a España porque quería contar conmigo para este proyecto. Regresé en diciembre y después de Reyes comencé a trabajar en el programa.

¿Cómo es el programa?

Es el reflejo de lo que está pasando y creo que propone ayuda mutua porque nosotros necesitamos gente para entrevistar y a las pequeñas empresas y autónomos les viene muy bien promocionarse. Muchos emprendedores no tienen dinero para invertir en publicidad para darse a conocer, y creo que Emprendetech es un apoyo en este sentido. El programa consta de noticias sobre emprendedores, una entrevista a alguna empresa consolidada, El minuto de oro, una sección en la que un emprendedor cuenta en un minuto su proyecto y sus productos o servicios, además de secciones dedicadas a la tecnología,  e incorporamos un caso de éxito,  una sección qué hago yo, en la que hablamos de gente que ha montado una empresa  y ha triunfado, que le ha ido bien. Esto me parece muy interesante porque en el mundo en el que vivimos todas las noticias son terribles, parece que a nadie le funcionan las cosas, las ideas, te paran constantemente los pies. Esto es lo que estoy viendo en España, porque en otros sitios no es así, en otros países te dan la posibilidad de mostrar quién eres, y una vez que lo muestras te juzgan por sí eres bueno o eres mal profesional, pero aquí  siempre el no va por delante.  Cuando Esther empezó con el proyecto del programa la gente se reía, y le decía como vas a encontrar publicidad, eso no va a ser viable.

Según todos los estudios los periodistas, ante la crisis en el sector, están lanzándose a crear sus propios medios. ¿Cómo ves el panorama periodístico nacional?

Estamos en una crisis general, no solamente económica, y, particularmente,  en periodismo.  Hay nuevos medios, se están creando nuevas formas de comunicación, las redes sociales han cambiado totalmente el panorama, ahora parece que cualquier persona puede informar, eso nos perjudica en cierta forma, pero también, según cómo lo mires, te puede beneficiar.  Creo que estamos buscando nuevas formas de informarnos, muchas veces los medios convencionales se quedan ahí  sin profundizar, mucha gente, sobre todo los jóvenes, acuden a otro tipo de medios, a páginas web, a periodistas qué tienen solvencia, gente qué les aporta una visión distinta y una información mucho más veraz qué la qué encuentras en cualquier periódico  convencional, el periodismo está evolucionando.

Ana cuando terminas la carrera en septiembre de 2012, decides marcharte a trabajar y perfeccionar inglés a Londres. ¿Cómo fue la experiencia?

Sí, decidí marcharme porque desde que empecé la carrera siempre había querido viajar a otros países, poder comunicarme bien en inglés, trabajar en algo que no fuera la mío, para darme cuenta, un poco, de cómo funcionan las cosas. Me ofrecieron unas prácticas en una empresa justo antes de irme, pero decidí marcharme y continuar con mis planes. Estuve nueve meses en Londres trabajando en un restaurante como tantos españoles en esa ciudad. Pasé momentos malos, sobre todo cuando llegaba a casa todos los días a las tres de la mañana, y me preguntaba “¿Qué estás haciendo aquí?”, y me decía para  esto no has estudiado tantos años. Londres es una ciudad muy hostil, el clima, la gente..

Cuándo vives y trabajas en otro país percibes lo que es ser un inmigrante.  ¿Cuándo regresas ya no ves las cosas de la misma manera?

Yo trabajaba con lituanos, polacos, que también están aquí en España, pero cuando estas aquí no te das cuenta de muchas cosas, para mi esa experiencia ha sido fundamental y me ha permitido darme cuenta de muchas cosas… he comprendido que todos estamos buscándonos la vida, nunca he sido contraria a la inmigración, pero mi experiencia en Londres me hizo entender y apreciar muchas cosas.

¿Viajar te permite conocer la realidad y formarte como ser humano? ¿Se va una persona pero regresa otra totalmente distinta?

Me ha servido mucho. No hice muchos trabajos relacionados con el periodismo, tan sólo unas colaboraciones con gente de la radio universitaria, pero el blog me ayudó un poco a no perder el norte, a convencerme de que lo que quería era ser periodista y para eso había estudiado y comprendí que eso era un paso más para lo que viniese después. Todo radica en conocer a la gente adecuada, a la gente perfecta en el momento perfecto, a mi alguien me habló de Nepal, me dijo que se iba para allá, qué había muchas posibilidades  y me hizo soñar, porque soy muy soñadora, enseguida en cuanto me hablan de algo lo veo, y en junio me marché a Nepal.

¿Como fue la aventura en Nepal?

Increíble. Trabajé con Sankalpa, una ONG de mujeres que aglutinaba a muchas organizaciones pequeñas.  Buscaban una forma de comunicarse y difundir lo que hacían, allí las redes sociales no están tan desarrolladas, es una sociedad que necesita cambios, están empezando a abrirse un poco, a mostrar su situación a los medios.  Nepal es un país pequeño que está escondido entre China e India, y parece que no existe, todas las noticias giran en torno a las expediciones deportivas, estaban en una época muy convulsa, redactando la Constitución, todos los organismos internacionales estaban allí también como observadores y las mujeres luchaban por la igualdad en el parlamento que se formase y por una mayor visibilidad política.

¿Como es la situación de la mujer en Nepal?

Terrible,  un poco ambigua porque las mujeres trabajan, conducen autobuses, son policías, están muy metidas en el mundo laboral, pero a nivel de relaciones personales, de pareja, están sometidas, es cómo viajar a los años 50 en España.  La mujer aunque trabaje fuera debe encargarse de todas las tareas del hogar, y estar al servicio del marido. Ha habido situaciones un poco incómodas en ese sentido, por ejemplo quedábamos a comer con un matrimonio y la mujer y la madre de él son las que sirve, porque la pareja se va a vivir con los padres del marido.

¿Ocupan cargos públicos y políticos?

No hay mujeres prácticamente que se dediquen a la política  y  SanKalpa luchaba por eso, por una mayor presencia de las mujeres en la vida pública.  Todas las organizaciones que tiene alrededor son de mujeres discapacitadas, viudas, o abandonadas por los maridos,  mujeres que tienen un estigma para toda la vida, incluso su familia las repudia, se lo toman como un castigo de los dioses y las abandonan a su suerte. Estuve con Sankalpa haciendo unos reportajes para ellos, es muy duro,  allí te das cuenta de que las mujeres no valen nada.

¿Siempre te han atraído los temas sociales?

En Nepal hay muchas cosas que te dan una vida increíble, pero también hay cosas muy difíciles. Ir por la calle y que todo esté lleno de basura porque no tienen un sistema de recogida de basura. En España hemos visto lo que es que no haya recogida cuando las huelgas. El mismo río Bagmati está lleno de basura y hay niños bañándose allí. El tema de la electricidad.  Durante el Monzón, en época de lluvias, tienen horas de electricidad como para hacer una vida normal, pero según va entrando el invierno van perdiendo horas, no hay agua y no se genera electricidad. Una cosa tan sencilla que en Occidente no valoramos allí está generando en Nepal tantas desigualdades,  porque quien tiene dinero se puede comprar un generador y tener luz. Esos generadores vienen de China e India y claro a estos países no les interesa que mejore la situación. Hay muchísimas familias que viven a la luz de una vela, los niños no pueden estudiar. Convivir con situaciones como estas te hacen ver y valorar muchas cosas. Pero, además yo ya había colaborado con otras ONGs en España. Desde 2007 colaboraba en temas de comunicación con Gedeomespecializada en temas médicos y sanitarios principalmente en Nicaragua.

Volviendo al periodismo Ana, ¿Crees que estamos viviendo un momento único para la profesión gracias a las nuevas tecnologías?

Creo que los cambios son buenos, Al principio, cuando las cosas están cambiando puede haber un poco de miedo, de incertidumbre por no saber lo qué va a pasar, que se nos viene encima, pero creo que debemos tener la fuerza y el coraje de intentar cosas nuevas y apostar por los cambios.

Es el momento de experimenten decía  Clay Shirky, profesor de periodismo en la Universidad de Nueva York.

Yo escribí sobre esto cuando estaba en Londres porque  trabajando allí pasas crisis muy malas, no sabes que estas haciendo, piensas yo no he estudiado para esto, en un momento dado me dí cuenta de que sí no hubiese habido una situación de crisis en España nunca me hubiese marchado a Londres y nunca hubiese vivido todo lo qué viví allí, y lo que llegó después. Sí no tienes las necesidades cubiertas es todo muy difícil, pero si las tienes creo que es el momento de hacer cosas diferentes, porque ya puedes salirte del molde sin que parezca extraño.

¿Qué proyectos tienes?

Te contesto con la frase de Philip Roth que leí en Caras de la Información:  “la meta consiste en tener metas y el objetivo en tener objetivos”. Me encantó porque es un poco mi filosofía de vida, no me preocupo por el dinero, Nepal me ha enseñado que la gente es muy feliz y muy generosa  con muy poco, más que aquí. En España parece que hemos olvidado la solidaridad, la ayuda, la empatía. Cuando leo noticias de personas a las que están echando de su casa y pienso: ¿Dónde está el alma de este mundo?.

Es algo como dices que hemos olvidado. En otros tiempos las gentes eran más solidarias y se ayudaban unos a otros. ¿Son valores que hemos perdido?

Supongo que no en todo el mundo es igual. De hecho en Reino Unido el  estado sigue ayudando a sus ciudadanos, los free lance y autónomos no pagan prácticamente nada si quieren hacer cosas, allí te permiten que te lances aquí y te apoyan en esos primeros momentos,  aquí los autónomos tienen que pagar unas tasas inasumibles cuando se inicia un negocio o proyecto. Y eso que dicen que apoyan a los emprendedores.

He hablado con muchos de mis entrevistados de esas trabas y recuerdo lo que me decía, recientemente, David Muñoz,  “no queremos ayudas del Gobierno, pero que no nos pongan trabas”. Pero ellos, los políticos del momento, te dicen que apoyan a los emprendedores. 

Es mentira. De hecho han subido las tasas a los autónomos. No me lo explico, no hay trabajo, esto es inevitable, es lo que hay, pero vamos a intentar reconducir a la gente e intentar que si las personas en paro no pueden trabajar por cuenta ajena en otras empresas se autoempleen o monten su negocio y que no tengan que dejarse los ahorros de toda su vida en sus sueños. Y el capital humano que está perdiendo este país, los jóvenes con talento se están marchando.

Si es comprensible que los jóvenes talentos busquen en otros países las oportunidades que se les niegan en el suyo.

Eso me da mucha pena. Al margen de lo que se ha invertido en educación, hay muchos genios, tenemos a gente con un montón de habilidades y aptitudes, podríamos ser un país muy grande. No me explico por qué no se apoya a los nuevos talentos. En Reino Unido yo acababa de terminar la carrera y valoran mucho que durante tus estudios hayas hecho cosas, pero en España si no conoces a alguien da igual lo que hayas hecho.  Allí es muy importante que no solamente estudies sino también trabajes haciendo prácticas y lo valoran hasta para hacer un master.

¿La vida es un aprendizaje continuo que te va llevando a diferentes metas y objetivos?

Si. La idea de Caso de éxito en Emprendetech va un poco por ese camino. Hay que intentar que la gente compruebe que existen personas que lo han logrado, han triunfado. Gente que tienen ideas pequeñas que luego se convierten en ideas grandes y muy bonitas o proyectos, es importante animar a la gente a hacer cosas.

Más información sobre Ana Sepúlveda.
Llueve sobre Abbey Road
Twitter @Ana_SepulvedaG
Facebook
Youtube
Link a uno de los programas de Ana Sepúlveda en Nepal
Todas las fotos cedidas a Caras de la Información por Ana Sepúlveda.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Loli Roldán dice:

    Considero que eres afortunada al poder vivir estas experiencias, Ana; a veces, al salir de la rutina y romper moldes, nos parece que andamos sin rumbo… pero lejos de ser así, estamos abriendo rutas, caminos … ¡Felicidades!.

¿Que te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s