Irene Villa: “El potencial humano es impresionante. ¡Y nuestro espíritu inquebrantable!”

“Mi vida ha sido siempre una aventura. Una lucha continua llena de obstáculos pero también de recompensas. Siempre busco nuevos retos. Porque nunca pierdo la pasión, y eso es lo que me ha hecho llegar hasta donde me he propuesto”, dice Irene Villa en su página.  Cuando cumplió doce años, pensó “que iba a tener que dejar de lado todas mis aficiones porque perdí mis piernas. Fue por culpa de una bomba que unos terroristas, pusieron en el coche de mi madre”. Pero ella nunca se rindió, cree que hay mucha más gente buena que mala en el mundo, y estudió Perdiodimo y más tarde Humanidades y Psicología, colabora con ONGs de ayuda a los más necesitados  y defiende a quienes ven su dignidad pisoteada o sufren la falta de libertad. Irene derrocha esa pasión en el periodismo y  el esquí, en las charlas y conferencias que imparte y en la escritura. Recientemente ha publicado su primera novela Nunca es demasiado tarde, princesa.  La periodista ha vivido en Inglaterra, Argentina, México,.. y confiesa que fue en Suecia donde sintió que volvía a nacer, porque en el país nórdico se semetió a un proceso que le permitió  poder llevar las prótesis de sus piernas todo el día. “El hecho de poder andar sin dolor y poder estar con mis piernas puestas el tiempo que yo quisiera, eran la mayor recompensa”, afirma. Además imparte conferencias y clases de valores a alumnos de la ESO y Bachillerato. “Les hablo de fortalezas humanas como integridad, amor, prudencia, valor, humildad, gratitud, esperanza, perdón, sentido del humor, bondad, entusiasmo, es maravilloso comprobar el cambio que la psicología positiva provoca en las personas”.

Preparando la entrevista me he dado cuenta de que es imposible preguntarte por todas las cosas que haces. Conferencias, trabajos como periodista, compromiso con organizaciones, embajadora de los derechos humanos, motivadora de deportistas, madre, escritora ¿No hay barreras para Irene Villa?

Y si las hay, procuro no verlas. Creo que la clave es no perder nunca la esperanza y saber que se puede… que de las peores situaciones han crecido las raíces más fuertes, que lo que no nos mata nos fortalece y que lo único que nos paraliza y nos mata es el miedo, la tristeza o la ira, mientras sepamos controlar estas emociones tan dañinas, saldremos adelante, antes o después, lo principal es saber que se puede. En mi caso, creo que incluso gracias a esos obstáculos, conseguí lo que me propuse. Cuando lo tenemos todo a mano o fácil, no nos atrae tanto como cuando parece en principio imposible. Hago cosas que si tuviera piernas seguro que ni me plantearía.

Dices que tu vida es una aventura ¿A qué nuevos retos te has lanzado ahora?

El mayor, principal y más recompensante, ha sido formar una familia que deseo ampliar. También la competición desde que en 2007 creáramos el primer equipo femenino del mundo de Esquí Adaptado, ha sido un gran reto. Fue un sueño, tras la baja por maternidad, conseguir el oro en Slalom, pero el gran triunfo vendrá ¡el día que pueda hacer carreras con mi hijo! Después de una dura temporada de entrenamientos y carreras, ¡todas las componente de mi equipo volvimos de Andorra cargadas de medallas! (en mi caso: Plata en Gigante y Oro en Slalom).

¿Crees que la pasión por la vida es el antídoto perfecto de todos los reveses que nos toca superar?

Sí, la pasión es además uno de los ingredientes estrella de la felicidad, y por lo tanto, del éxito personal, y hasta profesional, y el deporte es una buena forma de apasionarse por la vida, porque te aporta unos beneficios físicos y psicológicos increíbles. Además te hace la vida mucho más fácil porque mejor la calidad de vida, y aumenta tu red social ya que haces amigos y conoces gente practicando deporte.

Además has vivido en muchos países, pero afirmas que en Suecia te cambió la vida. ¿Qué te han aportado esas vivencias en otros lugares?

Experiencias inolvidables, personas maravillosas y comprobar que somos tan parecidos independientemente de cultura, raza, religión…

El año pasado escribiste tu segundo libro “Nunca es demasiado tarde, princesa” ¿Qué querías contar en él?

Este libro pretende que los que se sientan dominados por la ira, la culpa, la tristeza o el miedo, dejen de hacerlo. Porque Sólo conduce al sufrimiento y si estamos aquí es para ser felices. Podemos superar el rencor, y otros sentimientos negativos que son las verdaderas discapacidades. Si dejamos de desperdiciar nuestros días suspirando por lo que otros tienen o consiguen y nosotros no, descubriremos que lo realmente importante lo tenemos todos, a veces demasiado escondido en nuestro interior, pero una vez que precisas una fuerza poderosa: aflora ese espíritu que los protagonistas de este libro, han demostrado que es capaz de vencer todas las barreras y traspasar hasta los más infranqueables muros. Ojala que ayude, guste, enganche, entretenga, pero sobre todo, que contribuya a encontrar esa fuerza infinita que todos poseemos, porque ¡nunca es demasiado tarde!

¿Tu vida es un ejemplo de lucha que también has contagiado a los personajes del libro?

En este libro todos tocan fondo, dicen cosas que no sienten, meten la pata y adoptan actitudes que solo consiguen cavar su propia tumba, pero por suerte se dan cuenta de que… nunca es demasiado tarde. Y no les queda otra que luchar.

¿Debemos desterrar el desánimo y el “no se puede” de nuestra mente?

¡Por supuesto! ¡Todos podemos! El potencial humano es impresionante ¡y nuestro espíritu inquebrantable!

¿Vemos barreras donde no existen?

Sí, esas son las barreras más limitantes, las que nos ponemos nosotros mismos. A veces el único camino es equivocarse, así como los errores son a veces la única forma de aprender. Pero ponerte tú mismo la zancadilla con miedos, inseguridades o barreras mentales es lo que hay que evitar, creciendo y madurando.

Además de tus colaboraciones en medios de comunicación como La Razón o La linterna colaboras con ONG’s y eres Embajadora de los derechos humanos en Europa ¿No se puede entender el mundo si no vamos de la mano todos?

Para mi así es, nunca entendí enfrentamientos, diferencias o fronteras, para mi todos somos asombrosamente iguales en lo que importa: valores humanos, por lo que lucho por el entendimiento, y encontrar puntos en común, no lo que nos separa.

¿En qué proyectos estás implicada socialmente?

Trabajo en varias fundaciones que defienden la dignidad humana, los valores y también en las que promueven el deporte adaptado. Además doy conferencias motivacionales, sigo escribiendo y presentando por toda España mi primera novela: Nunca es demasiado tarde, princesa, donde narro siete historias, solo una real, la nuestra, que es la que une todas y está escrita en primera persona: abro la puerta de mi casa para que entre todo el que quiera y comparta un fin de semana, ojala, inolvidable, conociendo otras seis historias que si bien tienen mucho de realidad (violencia intrafamiliar, drogas, dependencia emocional, sexo que hace daño, trastornos psicológicos, accidente de tráfico, cáncer…) son inventadas.

Irene ¿la mayor discapacidad es la del odio y el rencor?

Por supuesto. Pienso que es la única forma de afrontar la vida, desde el amor y el perdón, para poder romper con quienes te han hecho daño. Creo que el perdón es la clave para salir adelante, aunque también conozco quien dice: “No, no, yo es que no perdono… y soy feliz”. Pero en el fondo creo que siempre te queda una parte del corazón herido. Si perdonas, te liberas, descansas y rompes cualquier vínculo con el que te ha hecho daño.

Más información sobre Irene Villa

Web

Facebook

Twitter @_IreneVilla_

Vimeo

Youtube

Todas las fotografías cedidas a Caras de la Información por Irene Villa.

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. María de los Ángeles Espínola Zetina. dice:

    ¡ Impresionante y apasionante!!!!! Mujer con muchas agallas. Gracias.

    1. Es un ser humano ejemplar.
      Besitos María de los Ángeles y gracias por tu visita.
      Isabel García

  2. Ines dice:

    Un ser humano ecepcional !!!!, en el trayecto que me llevo la lectura por uds.publicada me he sentido agradecida a Dios por que existen estos seres !!!!!. Si son los que te gratifican con la vida, mostrandote la fuerza, la humildad, la sencilles y claridad para llegar a todos los estamentos sociales, y mira que tiene titulos, increiblemente bello ser humano, mira una acotacion pequena, llegue a esta pagina por que debia yo leerla, estoy en Argentina, lejos de tu lugar, mas nunca habia leido nada sobre la misma y ya puedes estar segura de que tu novela la conseguire y la leere, una enorme satisfaccion el saber que puedas leer la presente.

    1. Inés,
      muchas gracias por tus palabras y por tu visita a Caras de la Información. Estoy segura que Irene Villa estará feliz al leer las palabras tan bellas que le dedicas. Estoy segura que la novela Nunca es demasiado tarde, princesa de Irene Villa, te encantará-
      Muchos besos
      Isabel García

  3. antonio dice:

    ¡¡¡¡¡¡¡EXPECTACULAR¡¡¡¡¡¡

¿Que te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s