Michele Cohen

“Las fronteras no son más que condicionantes mentales”

Michele Cohen, creadora de la marca de moda sostenible Wabi Sabi  Eco Fashion Concept está convencida de que las fronteras no existen. Las fronteras me cuenta no son más que condicionantes mentales. Por eso la semana pasada decidió presentar la nueva temporada de su marca, en el transcurso de una fiesta en Nueva York. “Estamos todos más cerca de lo que pensamos, el mundo está a un paso”, asegura esta neoyorquina que un día decidió instalarse en la ciudad de sus sueños: Sevilla. A orillas del Guadalquivir nació su empresa que quiere acercar al consumidor ropa orgánica, complementos naturales y regalos hechos a mano, resultado de una producción transparente y sotenible. Galardonada con el segundo premio de los Source Awards organizados por The Ethical Fashion Forum, la propuesta de Wabi Sabi se dirige a una mujer moderna que quiere estar guapa, sentirse bien y vestir una moda libre de esclavitud y de productos químicos y tóxicos.

¿Cómo nació WAbi Sabi?

Yo naci en Atlantic City, la ciudad del pecado, pero vivía en Nueva York. Durante mucho tiempo me dediqué a temas de consultoría y exportaciones en el sector de la banca.  Más tarde empecé a trabajar en una empresa de moda, por casualidades de la vida, y después de un tiempo ví cosas que no me gustaban. Producían en India o en China y la calidad era cada vez peor, costaba más el transporte que el producto, alli entendí el problema de la deslocalización de la producción. Viendo esto empecé a pensar en la necesidad de un modelo económicamente sostenible e comencé a investigar. Por otra casualidad de la vida empecé a probar la comida ecológica y me fascinó, esto me llevó a atar cabos y me dije si puedo aplicar cosas que estoy viendo de la comida ecológica al mundo de la moda pues igual aquí está la idea. Investigando e investigando decidí lanzarme, crear mi propia empresa y en el sector de la moda sostenible que yo ya tenía claro, hace cuatro años, que esa era el futuro que era imposible no pasar por ahí. La industria de la moda emplea productos químicos tóxicos y sustancias nocivas derivadas del petróleo para fabricar, teñir, y en hacer los acabados de las prendas y complementos que usamos a diario. No sólo podemos encontrar restos de estos productos nocivos en lo que compramos. También vemos como estos productos contaminan los alimentos que comemos y el agua que bebemos, generando un problema importante de salud pública. Tenía muy claro que había que hacer las cosas de otra manera.

¿Cómo llegaste a Sevilla?

En su día trabajaba en el Banco de Santander y tenía muchas ganas de conocer España, me compré un billete, me viene a Sevilla, me enamoré de la ciudad y me quedé aquí . Llevo catorce años viviendo en España. Estuvimos unos años por el trabajo de mi marido en Asturias y hace unos años regresamos definitivamente a Sevilla.

  ¿Qué te llamó la atención de la filosofía Wabi-Sabi?

Cuando estaba buscando el nombre de la empresa encontré el término y me gustó al instante, porque definía perfectamente lo que tenía en la cabeza. Me atrajo porque Wabi Sabi se refiere a la sencillez y la calidez de los objetos que vienen de la naturaleza, de las cosas bellas como algo vivo, de aquello que cambia y se adapta en el tiempo. Creo que responde a la filosfía de las cosas que hacemos en Wabi Sabi Eco Fashion Concept porque nuestras prendas están hechas para acompañar en el tiempo, para perdurar en nuestros armarios y nuestra vida.

¿Cómo y dónde produce Wabi Sabi?

Actualmente en muchos sitios: Europa, Asia, África y América. Intentamos que todos nuestros productos sean de producción local cuando sea posible, nuestra idea es colaborar con artesanos excelentes que utilicen materiales de muy buena calidad. Por ejemplo en España estamos trabajando en una colección de bolsos que se fabrica en Ubrique. Aquí hay artesanos estupendos y una materia prima increíble, pero también trabajamos con materiales autóctonos de otros lugares como el bambú, el algodón orgánico o la seda.  Queremos que nuestra moda sea de la mejor calidad y trabajar con los artesanos que sean respetuosos en todos los sentidos, porque esa es la base y filosofía de la marca.

¿Qué líneas tenéis?

De momento sólo ofrecemos ropa y complementos para mujer, no podemos hacer de todo. La moda femenina es un mercado más estable y además existe una necesidad real de moda sostenible. Cuando comencé la aventura de Wabi Sabi casi no había opciones, y todo lo que había de moda ética era muy parecido, fabricado  con materiales muy primarios y algo toscos, una ropa que se asociaba al estilo hippy. Ahora ya hay mucha más variedad, ropa elaborada con nuevos materiales y bien diseñada, creaciones elegantes para una mujer trabajadora que cuida su estética y quiere verse guapa pero desea que sus prendas sean saludables para ella y el planeta, una mujer que respeta los valores de un comercio justo, y la responsabilidad social de las empresas, que quiere mostrar no solamente una estética sino su propia experiencia de sentirse bien con lo que lleva.

¿Con qué materias se hacen los diseños Wabi Sabi?

Con algodón orgánico, bambú y seda natural. Hemos trabajado con lana también. Después de unos años de pruebas estos materiales son nuestros básicos porque se puede hacer muchas cosas con ellos y sientan muy bien. Además me permiten abarcar la línea que quiero tener, desde lo más informal a lo más sofisticado.

¿La moda sostenible está en constante evolución?

Sí. En tejidos y en todo. Me paso la gran parte de mi día leyendo e informándome, investigando cosas nuevas. Yo no soy diseñadora de formación, soy economista y vengo del mundo de la empresa, por eso me dedico a coordinar todo el trabajo junto a los  diseñadores que me ayudan a hacer la colecciones. Quizás mi cabeza lo mira todo desde un punto de vista de la empresa. Las cosas novedosas están ahí  y me parecen estupendas, pero siempre hay que estudiar cómo trabajar con ellas y hay que ver hacia donde van, antes de lanzarte. Estamos muy pendientes de qué se hace pero intentamos ser realistas y ver lo que es factible y lo que es posible para ser sostenibles económicamente.

¿Cómo ves este sector emergente de la moda sostenible? Quizás España no es un país referente en esta corriente. ¿Cuál es la tendencia en  Estados Unidos?

En Europa están mucho más avanzados en todos los sentidos, de hecho cuando yo comencé a investigar estuve en Francia, en Alemania y en los países nórdicos y ellos son los líderes europeos. En Estados Unidos es un mercado muy potente que está creciendo a un ritmo importante y hay una cultura muy arraigada de la moda sostenible y la vida saludable. La comida saludable y ecológica está totalmente integrada y lo que viene ahora es la moda. En los últimos meses han surgido cuatro plataformas de moda sostenible que venden mucho. En España seguimos en la trayectoria de lo que hacemos en todo, me da mucha pena decirlo, con todas las empresas con las que hablas dicen lo mismo, por eso en Wabi Sabi nos estamos enfocando al mercado internacional. Sevilla funciona muy bien porque es una ciudad multicultural hay un montón de gente de toda Europa que vive aquí, visitantes y turistas, aunque hay un ambiente muy tradicional pero también hay muchas influencias de gente de fuera, y nuestra marca es muy conocida.

¿Qué perspectivas hay? ¿Crees que en españa subirá el consumo de moda sostenible?

Hace cuatro años era una apuesta arriesgada y hoy es una realidad. Muchas grandes marcas están apostando por líneas sostenibles y creo que el futuro irá por este camino porque no hay otra alternativa.

¿El consumidor será el encargado de premiar a las empresas que apuesten por prácticas limpias?

Sí, tenemos el poder de elegir y de hablar con el monedero o la tarjeta. Al final las empresas harán lo que quieran sus clientes. Aunque todavía es necesario un cambio de mentalidad. Nadie está de acuerdo en pisotear los derechos de los trabajadores, pero cuando les dices que las empresas donde compran lo hace no están dispuestos a castigarlos y dejar de comprar y esto es un contrasentido. No siempre coincide lo que decimos con cómo nos comportamos. La gente se queda impactada con sucesos como el de Rana Plaza pero eso no se traduce en cambios en sus hábitos de consumo, y eso es lo que debe cambiar.

¿La moda sostenible debe dar un salto para ser atractiva y glamurosa?

Por supuesto. lo sostenible no está reñido con lo fashionista.  Pero hay que pensar y hacerse preguntas. La moda sostenible debe ser atractiva, fashonista y elgante. Estamos hablando de la problemática que esconde la moda no de una estética. Llegará un momento en que todo esto se dé por hecho y dejaremos de asociar sostenible con hippy. Hay que eliminar lo feo porque el cliente tiene que interesarse por las cosas que esten bien hechas, igual que cuando compras comida te gusta saber que el producto viene de una huerta local y que no se ha cultivado con químicos ni pesticidas porque quieres comer cosas buenas y saludables, del mismo modo el consumidor debe exigir transparencia en todo lo que consume. Por eso nos parece importante contar qué hay detrás de Wabi Sabi. Estamos orgullosos de cómo estamos haciendo las cosas y pensamos que el consumidor para poder tomar una decisión debe estar informado y tener el poder de decidir sobre su consumo pero para ello necesita saber.

¿Te sientes un poco pionera en este mundo de la moda sostenible?

Es muy duro. Los que luchamos en este terreno hemos iniciado el camino.

Las tecnologías son un apoyo. Te permiten desde Sevilla vender al mundo.

Por supuesto. Vender en el exterior es fundamental para las empresas. Imprescindible para que haya futuro. Cuando empiezas hay que esperar el crecimiento, las cosas son muy lentas, hay que luchar mucho pero merece la pena esforzarse por lograr ese cambio. Las tecnologías facilitan mucho, son un paso hacia adelante, vivimos en un mundo totalmente conectado a todas horas, podemos hacer miles de cosas gracias a Internet, y llega la impresión en 3D de productos, realmente casi no hay limites, se puede hacer todo y la sostenibilidad es parte de esa vida moderna, es innovación. Creo que nos movemos hacia el futuro y en él está la innovación y la tecnología y todas sus posibilidades. Me sorprende la gente que ve la tecnología como algo negativo, a veces creo que quieren que volvamos a las cavernas porque allí éramos más manejables y no podíamos escaparnos de su control.

¿Qué proyectos tenéis en Wabi Sabi?

Voy sacando poco a poco distintas colecciones, incorporando por ejemplo una línea de bolsos o bisutería. Aunque nuestros productos están orientados más a la venta online Internacional, donde hay más consumo. Intentamos que todo sea atemporal, para hacer que las prensas vuelvan a durar mucho en los armarios, y erradicar ese concepto de moda de usar y tirar barata. Los pilares de la empresa son: calidad, diseño y sostenibilidad. Nos gusta que nuestras prendas sean exclusivas y por eso hacemos cantidades limitadas de producción artesanal. El producto de Wabi Sabi te tiene que enamorar.

Más información sobre Wabi Sabi Eco Fashion Concept

Web

Facebook

Twitter@WabiSabiEFC

Pinterest

Youtube

Todas las fotos cedidas a Caras de la Información por Wabi Sabi Eco Fashion Concept

 

¿Que te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s