Santo Fruto Eco Friendly

“Los grandes cambios se inician con pequeños actos”

Érase una vez una familia brasileña que tenía una fábrica textil en Peruíbe. Durante tres generaciones se habían dedicado a diseñar ropa para otras empresas textiles, pero un día decidieron materializar el viejo sueño de crear su propia marca, así nació Santo Fruto Eco Friendly Clothing. La marca hispano brasileña que tiene como cabezas visibles del proyecto a la pareja formada por Rosa Ortiz y Bruno Kuchel  y que se dedica a diseñar y fabricar Jeans, cambiando los materiales convencionales por otros respetuosos con el medio ambiente. “Nuestro proveedor de tejidos trabaja con algodón reciclado obtenido de los restos textiles, que son recogidos, separados por colores y transformados otra vez en fibra, y poliéster reciclado, procedente de botellas de plástico recogidas de la basura, que pasan por un proceso de limpieza y posterior trituración para transformarse en fibra de poliéster, que aporta resistencia al nuevo tejido”, nos comenta Bruno Kuchel. Una fusión entre modernidad y tradición que se materializa en el buque insignia de la familia: la fábrica de Peruíbe, enclavada en un entorno perfecto, que inspira y recuerda la importancia de minimizar los impactos adversos que cualquier actividad puede generar en el medio ambiente.

¿Qué significado tiene Santo Fruto Eco Friendly?

“Santo” lo asociamos a nuestro planeta, el bien más grande de la humanidad que por la infinidad de recursos naturales que nos ofrece, debe ser tratado como algo “divino”, “supremo”.Y “Fruto”,  representa ofrecer al mercado el fruto de toda nuestra experiencia representada por una línea de ropa y accesorios sostenibles. De esta forma, Santo Fruto quiere mostrar a los consumidores que es posible vestirse bien, con productos de calidad, sin contaminar el medio ambiente, reutilizando materiales y contribuyendo enormemente al ahorro de agua y la preservación de nuestro planeta.

¿Cómo nació la marca?

Mi padre llevaba toda la vida haciendo Jeans en su fábrica de Brasil pero siempre trabajando para otras marcas. Nuestra fábrica lleva tres generaciones dedicándose a la moda, y yo soñaba con poder abordar un proyecto más personal. Hasta que un día, en 2010,  decidimos crear una marca propia y elaborando el proyecto nos dimos cuenta de los terribles procesos de fabricación de estas prendas, de cómo sufren las personas que hacen los vaqueros. Indagando en los entresijos de la industria decidimos que debíamos buscar alternativas. Fue complicado al principio, mi padre era muy tradicional y tuvimos que explicarle la necesidad de hacer otro tipo de moda que fuese respetuosa con los seres humanos y el planeta, pero creamos un prototipo y gustó mucho a la gente y eso le animó y le hizo darse cuenta de que era un camino interesante de explorar. Creamos una pequeña colección ya con la idea de centrarnos en el reciclado.

Vuestra fábrica está en Brasil

Nuestra fábrica está en Peruíbe, una pequeña ciudad en el litoral sur del estado de São Paulo, Brasil, conocida como la “tierra de la eterna juventud”. Es un entorno natural con playas preciosas, ríos y mucha naturaleza. Parte de su territorio se sitúa en la llamada Estación Ecológica Juréia-Itatins, reconocida por la UNESCO como patrimonio de la humanidad. Es un entorno perfecto, que inspira y recuerda la importancia de minimizar los impactos adversos que cualquier actividad pueda generar en el medio ambiente.

¿Cómo es?

Disponemos de toda la maquinaria para la confección de las prendas, gozando de autonomía absoluta en el proceso de fabricación. Dichas máquinas son en su mayoría electrónicas de bajo consumo, que tornan el trabajo más liviano, ya que prácticamente no se realiza esfuerzo físico y también más ameno, pues sólo emiten ruidos muy bajos cuando están en funcionamiento. Nuestros colaboradores cuentan con la formación adecuada para utilizar dichas máquinas de la forma más segura posible. Disponen de unas óptimas condiciones de trabajo y tanto su jornada laboral como su salario cumplen con lo que exige el Ministerio de Trabajo de Brasil.

¿Con qué materiales están confeccionadas vuestras colecciones?

Llevan algodón reciclado, reutilizamos el algodón y lo convertimos en fibra y para darle un poco de resistencia le añadimos poliéster reciclado procedente de botellas recogidas de la basura o de las calles, porque allí, en Brasil,  hay muchos residuos de este tipo. Pagamos a la gente que nos trae estos materiales, son gente como los chatarreros aquí que recogen el plástico y los metales de las calles y luego lo venden, hacen una importante labor social de limpieza.

Ahora estáis pensando en nuevos cambios para la marca ¿Contadme cuáles?

Nuestro siguiente paso sería eliminar el plástico de las botellas para trabajar con materiales más naturales. Intentamos evolucionar en el camino hacia la sostenibilidad, experimentando con nuevos materiales como el algodón orgánico de Perú.

Otro de vuestros sueños es producir en España

Nuestra idea es fabricar en España y que todo el proceso sea más local. Aquí es más fácil encontrar los materiales certificados, ese es nuestro proyecto de futuro. En esto nos estamos empeñando ahora.

¿Que prendas tiene vuestra colección?

Vaqueros, cazadoras y camisetas, y en verano monos, shorts y faldas. Es una colección para hombre y mujer, por el momento.

¿Dónde podemos comprar una prenda Santo Fruto?

Gaia BCN en Barcelona y en Pura Vida Ecocentro en La Coruña y en nuestra tienda OnlineNos gusta participar en Showrooms, mercadillos y Pop Ups porque todavía la venta online es complicada, la gente quiere tocar y probarse, ver cómo le queda la prenda y por eso funciona mejor la venta directa. La tienda online te da visibilidad y recibimos muchas visitas pero vendemos más físicamente. Ahora estamos abriendo nuevos canales y participando en mercados y Showrooms, estando en tiendas multimarca que nos permiten darnos a conocer.

Además estáis con el tema de los certificados

Si, pero los certificados son complicados, porque los proveedores con los que trabajamos son brasileños y los certificados de allí no están homologados con Europa, esto cambiará cuando podamos producir aquí.

¿Cómo llegasteis a la moda sostenible?

Viendo e informándonos. Dándonos cuenta de cómo se hacían las cosas en la fast fashion, cuando ves todo lo que hay detrás y cómo se hacen de mal las cosas no hay vuelta atrás, ya has comenzado a transitar por el camino de la sostenibilidad.

¿Qué proyectos tenéis?

Fabricar en España. Esto nos permitiría ahorrar costes y trabajo, porque todo es más complicado cuando tienes que estar en contacto permanente con una fábrica a miles de kilómetros. Además es difícil controlar la llegada de las prendas, que suelen tardar un mes y medio en llegar. Seguimos investigando mucho en el tema de materiales, al ser un campo nuevo, estamos siempre haciendo pruebas, por ejemplo ahora nuestros botones se hacen de coco, las etiquetas de los Jeans son de cuero vegetal y las etiquetas de la prenda llevan semillas de rúcula que se pueden plantar.Intentamos ser mejores cada día. Nuestra imaginación sigue volando y nos gusta hacernos cargo de todo el proceso de producción textil, desde el origen, pero a veces no es viable, o va menos rápido de lo que nos gustaría.

¿Cómo es en Brasil la moda sostenible?

Está avanzando mucho. También estamos vendiendo allí, un mercado que nos resulta muy fácil porque está la fábrica.

¿Cómo está siendo vuestra experiencia en este camino de emprender un negocio y lanzar una marca?

No es fácil. No nos vamos a engañar. Por mucho que digan y anuncien, no hay ayudas y al principio todo son cargas: cuotas de la Seguridad Social, autónomos…. Eso ya lo hemos aprendido. Todo lo que hemos logrado ha sido por nuestra cuenta nadie nos ha ayudado. Pero seguimos con la misma ilusión que el primer día, empeñados en esta idea porque es algo nuestro. Creemos que un día la gente valorará la calidad y la ética de la prenda, por encima del precio, y que aumentarán los consumidores que buscan diseños más personales, de autor y prendas únicas.

¿Os sentís un poco pioneros en esto de la moda sostenible?

La verdad es que creí que estaba muy al principio, en el origen, pero cuando te pones a buscar encuentras muchas marcas pequeñas que han optado por este camino como nosotros.

Me decía Yasuri Mayari, creadora de Aiby Craft, que en pocos años España será un referente en moda sostenible ¿Qué opináis?

¡Ojalá! Creo que ahora hay un grupo interesante de pequeñas marcas que hacen mucho ruido y una plataforma, Slow Fashion Next, que tiene una trayectoria increíble y que está trabajando mucho y bien por la moda ética y sostenible. Pero todavía resulta complicado ser conocidos como marca.

Más información sobre Santo Fruto Eco friendly Clothing

Web

Facebook

Twitter@santofruto

Instagram

Todas las fotos cedidas a Caras de la Información por Santo Fruto Eco Friendly Clothing

¿Que te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s