Mabel Lozano, directora de cine y documentales

“La esclavitud sexual es la vergüenza del siglo XXI”

Hace unos años Mabel Lozano decidió dar un giro de 180 grados a su carrera profesional y matricularse en la Universidad donde estudió cine. Tras su paso por las aulas, la actriz comenzó una laureada y comprometida carrera como documentalista tomando los derechos humanos como bandera. Escribió y dirigió su primer largometraje documental Voces contra la trata de mujeres, rodado en Rumanía, Moldavia y España, donde denunció la compra-venta de mujeres y niñas, con fines de explotación sexual. Desde entonces, además de cortos y spots, ha elaborado otros cuatro largometrajes documentales: La Teoría del espiralismo 2009, protagonizado por cinco deportistas paralímpicas;Las Sabias de la Tribu 2010, como homenaje a las generaciones de mujeres de la posguerra que lucharon por sus derechos; Madre 2012, documental sobre la maternidad del siglo XXI y Chicas nuevas 24horas 2015, de nuevo sobre la trata de personas.

¿Cuándo comienzas tu implicación en el tema de la trata de mujeres?

Todo comenzó hace diez años cuando conocí a Irina. Irina era una chica rusa víctima de trata en nuestro país. A Irina la engañaron y la explotaron en España. Su historia inspiró mi primer documental “Voces contra la trata de mujeres”, rodado en Rumanía, Moldavia y España, donde denunció la compra-venta de mujeres y niñas, con fines de explotación sexual, la llamada esclavitud del siglo XXI. Como directora y cineasta he abordado este tema, desde diversos puntos de vista: desde las víctimas y  los clientes en Escúchame”.  Un vídeo de cuatro minutos donde se resumen los cinco meses de esclavitud sexual de una joven rusa en nuestro país. “Escúchame” estuvo seleccionado en más de 100 festivales de cine de todo el mundo y proyectado en más de 70 festivales y Mostras de cine de derechos humanos.

 ¿Cómo ha cambiado este drama de la trata de mujeres en todos estos años?

Cuando hice ‘Voces contra la trata de mujeres’ hace ahora una década, el tema de la trata de blancas le sonaba al público como algo muy lejano y de otra época. Y hay víctimas de esta lacra en todos los sitios, en Holanda, en Italia, en España… Entonces ya tuve claro que no había puesto el foco en la corresponsabilidad del cliente. Esto es un negocio y como todo negocio, la demanda incentiva la oferta. Esto es una cruzada, porque hay mucho desconocimiento de lo que ocurre, que la trata de blancas está en nuestras plazas y calles. Se puede decir que ‘Chicas que chicas nuevas 24 horas’ nació cuando comencé hace diez años con Voces, porque desde entonces no he dejado de documentarme sobre la trata de seres humanos y he colaborado con la fiscalía, con la policía con ONG’s de medio mundo… Sacar este último documental adelante me ha costado cuatro años.

La trata de mujeres es un negocio que mueve cada año 32.000 millones de dólares. Un negocio global que se muestra paso a paso en tu nuevo documental Chicas Nuevas 24 Horas

 “Chicas nuevas 24 horas” muestra un negocio en el que la materia prima son las mujeres y las niñas, que son explotadas y exprimidas de manera salvaje hasta optimizar su rendimiento económico. Un negocio en el que la materia prima puede ser utilizada una y otra vez, maximizando el lucro. Y si se agota o no sirve, es desechada sin más trámite.

Desde que tuviste conocimiento de esta esclavitud no has parado de denunciar en tus trabajos esta grave lacra mundial ¿Una cineasta comprometida contra esta tremenda violación de los derechos humanos?

 En mi trabajo se nota que además de tener un criterio como cineasta lo que hay detrás de la cámara es un ser humano que está tomando partido y proclamando “no a la trata” desde el minuto 1. En este documental está mi mensaje en cada momento, hay una implicación muy clara porque como cineasta intento utilizar mi herramienta para mostrar lo que está sucediendo e intentar que la sociedad reflexione y cambie. Mi acercamiento a estas mujeres víctimas es siempre desde el respeto, desde el amor y la comprensión Yo no puedo consentir esto como mujer, como ser humano, como madre.

¿Estos diez años de investigación en el tema te han permitido ver alguna salida alguna solución al problema?

No, no la hay. Es mentira. Nadie se lo pregunta. Ningún medio de comunicación pregunta qué pasa después cuando se apaga la cámara y dejamos de asistir a las vidas de estas mujeres. Ninguno de los casos que se cuentan en Chicas nuevas 24 horas ha logrado salir de la situación en que se encontraban. Ellas están destrozadas, destruidas, creen que no valen nada, que son una mierda. Las puedes apalear porque piensan que lo merecen. Mi implicación y acercamiento a ellas, desde el respeto,  ha hecho que ellas están cómodas porque notan ese amor, ese decir no puedo consentir esto. Yo trato muy bien a todos los seres humanos, soy una tipa muy agradecida de la vida, pero en mi relación con ellas me resultaba difícil porque no están acostumbradas a ese cariño a ese respeto, necesitan ayuda para reconstruirse. Son mujeres que no han tenido herramientas para enfrentarse a la vida y lograr una vida como la tuya o la mía.

¿Todavía creemos que la trata es algo lejano?

Si. A estas mujeres y niñas se las ve como algo ajeno, algo que ocurre en países pobres y lejanos a nuestra sociedad del bienestar. Pero estas mujeres y niñas están aquí, a nuestro lado, si salimos un momento de nuestro círculo de confort las veríamos detrás de esos zapatos de grandes plataformas, de esa escasa vestimenta y esa sonrisa forzada y obligada que nos invita a pagar por sus servicios un dinero que pasara directamente a manos de sus “amos”. Están en nuestras ciudades, en nuestras calles, polígonos y clubs de alterne. Estela, Yandy, Sofía o Ana Ramona son invisibles, víctimas del miedo, el abuso, la violencia y la tolerancia socia

¿La educación es el arma más potente contra estos problemas?

Yo a los 36 años me reinventé,  estudié cine y he decidido en libertad lo que quería ser y mi familia y mi entorno me han aplaudido y me han apoyado. Mi familia me dice “muy bien vete tres meses a investigar” y mis hijos me dicen: “genial, venga hazlo”  pero aquí estamos hablando de mujeres que no tienen nada, no han ido al colegio y son muy vulnerables a los engaños.

¿Cómo consigues alejarte de ese dolor que imagino te ha provocado grabar “Chicas Nuevas 24 Horas”?

A mi ese dolor no se me quita nunca, vivo con él. Hace muchos años que convivo con ese dolor constante, soy super alegre, vitalista, pero también soy una mujer muy normal,  muy de piel y este tema me toca mucho y me hace muchísimo daño. 

¿”Chicas Nuevas 24 Horas” será presentado en varios festivales internacionales

“Chicas Nuevas 24 Horas” comienza su recorrido por festivales. Tras su estreno en toda España y la presentación del documental en institutos y centros culturales nacionales, esta semana se estrena en los cines de Paraguay, y paralelamente está presentándose en distintos encuentros de cine. En el Festival Internacional de Cine de Santa Cruz de la Sierra (Fenavid), en Bolivia, hemos ganado el Premio Signis al mejor largometraje documental.

¿Cuál es tu próximo proyecto?

Estoy haciendo una campaña sobre la mutilación genital femenina y voy a rodar un documental con el periodista Roberto Navia, Tribus de la inquisición”. Es un proyecto que me ilusiona. Roberto Navia, recientemente ha ganado el Premio Internacional de Periodismo Rey de España por este reportaje, y me ha buscado para rodarlo , porque le gustaba como abordaba en mi cine los derechos humanos, para mi es un grandísimo honor. Me voy a la selva Cochabambina a rodar ‘Tribus de la inquisición’ (El reportaje, publicado por el diario El Deber, narra cómo el 2 de julio de 2013 una multitud roció con gasolina y prendió fuego a Roberto Ángel Antezana, acusado, junto a algunos familiares, del robo de un camión).

¿Cuando echas la vista atrás y ves el camino qué tomaste, está reinvención qué sientes?

soy madre y mujer, para mi mi familia es muy importentes concilio, cómo todas las mujeres mi vida profesional con la personal y mis hijos tienen una importancia brutal en mi vidayo quiero educar a mis hijos Raberta y Jacobo una constante en su vida, mi responsabilidad cómo madre hace qué nunca me vaya largos periodos porque tengo un compromiso muy grande con ellos.

La compra y venta de personas genera en el mundo 32 mil millones de dólares. Naciones Unidas calcula 2,4 millones de víctimas de trata de seres humanos, de las cuales el 79% son mujeres y niñas que han sido introducidas en Europa Occidental para ser explotadas sexualmente. Se trata del tercer negocio ilícito más lucrativo del mundo, tras la venta de armas y el tráfico de drogas. La mayoría de las víctimas proceden de los mismos países –Rumania, Paraguay, Colombia…–. Esto implica que es posible realizar acciones de comunicación para prevenir en origen, dada la concentración demográfica de la mayoría de las víctimas.

A la vez, estudiar y analizar el perfil de las personas explotadas aquí en España nos permite conocer el rango de edad que buscan los captores y las principales características de las potenciales víctimas, lo que facilita la prevención y la vigilancia.

El mercado de personas es un negocio en alza y se caracteriza por unos mínimos costes, escasos riesgos y una rápida amortización.

En España, según la Policía Nacional, este negocio genera 5 millones de euros al día. Es la nueva cara de la esclavitud del siglo XXI.

Más información

Web Chicas Nuevas 24 Horas

Facebook

Twitter@chicasnuevas24horas

Instagram

Todas las fotos cedidas a Caras de la Información por Chicas Nuevas 24 Horas

¿Que te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s