Ander Aldekoa de Nabari

“De una casualidad pueden aparecer ideas y éstas pueden convertirse en realidad”

 

Emprendedor y  luchador, Ander Aldekoa, director y fundador de Nabari encontró en su camino un hilo que le unía a la moda sostenible. “Un dedal interno me empujaba a descoser las barreras de mi creatividad y crear a puntadas una marca que uniese el respeto a nuestro planeta y a las personas que hay en él”. Así nació Nabari una empresa joven y futurista, un cocktail elaborado con moda sostenible y ética, tecnología amigable con la naturaleza,  innovación, investigación, biotecnología y diseño. Sus polos son cómodos y están elaborados en condiciones justas  con materias orgánicas, libres de pesticidas y otras sustancias tóxicas.  Todos los polos han sido tratados con microcápsulas que incorporan la molécula b-endorfina o molécula de la felicidad, tienen una etiqueta en Braille para personas invidentes y llevan incorporado un chip que muestra datos concretos del mismo y recomienda lavados o usos según la climatología. También dispone de una opción preventiva de identificación ante situaciones de emergencia.La primera colección de Nabari ha sido diseñada por el creador vasco Ion Fiz.

¿Cómo encontraste el hilo que te conducía a la moda sostenible?
Lo encontré gracias a ese dedal interno que me empujaba a descoser las barreras de mi creatividad y a crear puntadas que me permitieran ser feliz creando y respetando a nuestro planeta y lo que hay en él. En otras palabras, todo comenzó en mi búsqueda particular de la felicidad, tratando de encontrar,  de hacer algo que, por un lado, me permitiera crear algo chulo, y por otro lado, lo que fuese a hacer cuidará del medio ambiente y contribuyera al bienestar de las personas.
¿Cómo fué ese camino?
Trabajé en diversos sectores y estudié diversas materias, hasta que me topé con un curso por equivocación. En una Escuela de Teatro ofertaban un curso que era de ‘Figurinista de cine, teatro y televisión’, así que me apunté creyendo que se trataba de formación para figurar en películas y demás. Se apuntó tanta gente, que debían hacer un proceso de selección, así que me llamaron para pedirme la dirección de correo electrónico y así poder enviarme la matrícula del curso a entregar el día de la entrevista, para que en el caso de que me seleccionarán ya tuvieran todos mis datos. El e-mail me llegó el día anterior a la entrevista. Pues… resulta que la ficha de la matrícula se titulaba ‘Técnico en Vestuario’. No tardé más que unos minutos para comprobar a través de un buscador que el curso no era para figurar, sino que ‘figurinista’ es aquella persona que lleva el vestuario de los actores. ¡Menuda metedura de pata! Y es que no sólo creía que el curso iba en otro sentido, sino que además, no tenía ni idea de moda y tampoco tenía un especial gusto por la moda. Pero me dí una oportunidad y fui a la entrevista, porque no podía descartar que un error o una casualidad pudiera ser aquello que me diera la felicidad. Les dije la verdad, que me había equivocado al apuntarme, que estaba buscando mi camino en la vida, que si me cogían genial y si no también bien… Puede sonar surrealista, pero al día siguiente me llamaron para decirme que me habían seleccionado. La explicación está en que una de las entrevistadoras, quien también fue mi profesora en aquél curso, Gemma Malé, se puso en mi piel, pues ella acabó en el mundo de la moda de casualidad y tuvo la intuición de que tal vez, podría encaminar mi vida en el mundo de la moda. Hice el curso de principio a fin, y semanas más tarde ya tuve la idea de crear una firma de moda cuya base fuese la sostenibilidad. Me abrieron las puertas de un camino al que comencé a caminar por una equivocación, y aquél fue el comienzo de esa felicidad que estaba buscando. Bendita equivocación, casualidad y oportunidad.
¿Cómo visualizaste el proyecto Nabari y cómo ha cambiado con el tiempo?
Lo visualicé como un proyecto de moda de calidad a la vez que ética y sostenible. Tenía claro que la base fundamental de la firma fuesen las condiciones laborales de las personas trabajadoras, el respeto al medio ambiente realizando procesos amigables con el planeta y el cuidado de las personas usuarias al ofrecer materias primas orgánicas, libres de pesticidas y otras sustancias tóxicas. Al de poco hablé con el diseñador Ion Fiz, y poco a poco fui imaginando más cosillas como la aplicación real de la molécula ‘de la felicidad’ como concepto, la aplicación de un chip con un fin informativo… y lo he ido consiguiendo. En definitiva, Nabari lo visualicé tras aquél curso “equivocado”, dejándome llevar por mis ganas de crear algo ilusionante, ético y sin poner límites a mi imaginación. Con el tiempo, pese a no tener dinero ni una ayuda real de las instituciones para emprender, nada, de nadie, pues no hay ayudas reales para el que no tiene sino para el que tiene algo, pero sabía que podía conseguirlo si me esforzaba al máximo, si buscaba a las personas adecuadas, si no perdía la ilusión y si pese a las adversidades no me rendía. Desde luego, no ha sido un camino de rosas, pero me siento satisfecho de lo que he podido hacer hasta ahora y esperanzado por lo que podré hacer de cara al futuro. De una casualidad pueden aparecer ideas y éstas pueden convertirse en realidad, como ha sucedido.
 Decides contactar con Ion Fiz para el diseño ¿Cómo fué el encuentro?
El encuentro fue muy cordial, con una alta predisposición por parte de ambos para alcanzar un acuerdo. Nuestro encuentro se dio a comienzos de 2012 en la cafetería de un hotel de Bilbao. Le expuse con claridad qué tipo de proyecto estaba comenzando a hacer y que yo aspiraba a que los diseños fuesen de un reconocido diseñador, alguien quien además apostara por diseñar para una marca con principios éticos y de sostenibilidad. Y llegamos a un acuerdo por el cual Nabari disfrutaría de sus diseños. Con el paso del tiempo hemos mejorado el acuerdo, de modo que Nabari va a desfilar sus polos en todas las ediciones de la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid al menos hasta 2018 inclusive con nuevos diseños en cada temporada, tal como hicimos en la pasada edición de febrero, presentando los polos de la colección otoño-invierno de este año.
Y ahora a investigar ¿Por qué polos con tecnología incorporada?
El por qué, la tecnología en Nabari tiene como finalidad el aportar soluciones a las personas. Un chip incorporado en cada uno de los polos, interactuando con un teléfono móvil, nos aporta información del polo -y a las personas invidentes se les informa del color del mismo- así como del uso que estamos dando, recomendaciones de lavados según el uso, recomendaciones de complementar el polo con otra prenda según la climatología de las próximas hora, guardar nuestros datos personales para los servicios de emergencia por si tuviéramos un accidente o pérdida de consciencia por cualquier causa… Y un sinfín de otras ideas que estamos desarrollando para dotar de la ropa no sólo comodidad y elegancia, sino también complementos tecnológicos que nos hagan más fácil el día a día e incluso contribuyan a solucionar situaciones o aspectos inesperados.
¿La mezcla de tecnología y sostenibilidad es una apuesta de futuro?
Creo que sí y esa es mi apuesta. La sostenibilidad debe ser el pilar sobre el que se pueda añadir más, y creo que cada vez disponemos de nuevas tecnologías amigables con la sostenibilidad. Sostenibilidad con tecnología, por supuesto, es una apuesta de futuro, mientras que la tecnología sin la sostenibilidad no la veo. Al igual que tampoco veo a la tecnología sin un fin; creo que ésta debiera servir para algo. Se pueden hacer cosas muy chulas, con creatividad y tecnología que a su vez vayan de la mano con la ética y la sostenibilidad. La dignidad y el respeto a las personas trabajadoras así como el cuidado y el respeto al medio ambiente no debieran haber sido apuestas de futuro en el hoy, sino también apuestas de futuro en el ayer. No digo que no lo fueran en su totalidad y ya poco cabe por mirar atrás si no es para hacer un mundo mejor, evitando caer en errores del pasado. Esto lo digo sobretodo por aquellos políticos que tienen en su mano facilitar, promover y legislar en favor de empresas o productos tecnológicos pero con la sostenibilidad por delante. Tenemos un futuro muy prometedor quienes apostemos por la sostenibilidad, y si además incluimos tecnología, no te digo más. Pero que se dejen de impuestos al sol y demás trabas en favor de intereses que no son el de las personas, y nos ayuden a quienes queremos crear y consumir de forma responsable. Y como el gobierno central está haciendo las que está haciendo, el 20 de diciembre está en nuestra mano, entre otras cosas, el que se favorezcan empresas y productos innovadores a la vez que amigables con el medio ambiente y con las personas.
¿Qué líneas fábrica Nabari?
Por ahora fabricamos polos, y entre ellos tenemos una colección diseñada por Ion Fiz y otra colección clásica, más seria pero también muy chula. Ambas colecciones tienen una línea masculina y otra femenina, con la finalidad de no cerrarnos en ‘hombre’ y ‘mujer’, sino abiertos a otras posibilidades de género. Los patrones femeninos están más adaptados a la fisionomía de la mujer, pero ya nos han dicho algunos hombres que les encantan los polos femeninos como para ellos. ¿Y por qué no? Jaden Smith, hijo de Will Smith, en ocasiones viste con falda o directamente vestidos para mujer, y me parece genial que cada cual vista como quiera, con libertad y sin atarse a modelos establecidos. Asimismo, tampoco podemos olvidar que hay personas que no se sienten identificadas con ningún género determinado y que pueden decantarse o no por una moda femenina o masculina. Así que aunque haya una línea femenina y otra masculina que cualquiera podría ver como de hombre y de mujer, el lenguaje o los términos inclusivos que utilizamos pueden ayudar a respetar y no discriminar. Todos los polos han sido tratados con microcápsulas que incorporan la molécula b-endorfina o molécula de la felicidad, incorporan el chip que te comentaba antes, incorporar una etiqueta en Braille para personas invidentes y son fabricados de forma respetuosa con el medio ambiente y con los trabajadores.
¿De dónde proceden los materiales?
El algodón procede de la India, la molécula de Alemania, los chips de EEUU y entre unos materiales y otros, los procesamos y desarrollamos aquí. Hay otros materiales en los que estamos trabajando y en los que vamos a trabajar, donde lo local va a tener una mayor importancia, pero ya te contaré más dentro de poco.
¿Qué significa el nombre de la marca? ¿Es un manga?
Jajajaja, me encanta tu pregunta, no me la esperaba. Nabari significa ‘Destacado’ en euskera. El nombre lo decidí en este idioma porque además de sonar bonito, Nabari se ha creado en Euskadi y es donde seguirá estando. Y ‘destacado’ porque aspiro a que Nabari sea una marca destacada por la suma de innovación, calidad y valores humanos y medioambientales. Lo de Nabari o ‘destacado’ también se debe a un paisaje bien conocido en el entorno de Getxo, Bizkaia, en el que me sentí inspirado y que queda patente en el logotipo. Casualmente, hay un manga llamado Nabari no Ou, que en japonés significa El Rey de Nabari, y que al parecer consiste en un mundo de aventuras al que accede un joven lleno de ganas de aprender, descubrir y vivir. En cualquier caso, algún día igual me da por ver algún capítulo y así podré contarte más, jajaja.
​¿Cuál es el ​compromiso con el medio ambiente y la responsabilidad social de Nabari?
El compromiso con el medio ambiente de Nabari es el utilizar algodón orgánico, tintes no contaminantes, prescindir de tóxicos y utilizar energía procedente de fuentes renovables. Respecto a la responsabilidad social, Nabari garantiza el respeto a la dignidad humana y laboral de las personas trabajadoras, en el producto y en el interior de la caja de compra se incorpora un sutil etiquetado en Braille para personas invidentes y por otro lado, una parte de los beneficios -que inicialmente irán en detrimento de un sueldo que no cobremos el equipo directivo de Nabari– irán destinados a acciones solidarias.
¿Qué proyectos tienes?

Dentro del mundo de la moda tengo ideas más chulas que te contaré otro día. Por lo demás, en lo social tengo ganas de llevar adelante un proyecto de ONG enfocado a ayudar a las personas en general y otro sobre un desarrollo para la protección de los animales, además de otros proyectos en diversos sectores empresariales con inventos que podré desarrollar a partir del día en que tenga medios económicos para hacerlo, como en la automoción, en el mundo hotelero o sobre ascensores. Ideas no me faltan y creo que, al igual que se me ocurren soluciones que por ahora no existen, a muchísimas otras personas se les ha ocurrido alguna vez algún invento que podría hacerse pero que por falta de oportunidades no los llevan adelante. Así que ojalá, llegue el día en el que todas las personas dispongamos de los medios para poder intentar llevar adelante nuestras ideas, y el dinero o la falta de él no sea impedimento no sólo para llevar una vida digna, sino también para crear proyectos y llevarlos adelante. Lo dicho, el 20 de diciembre el cambio estará en nuestras manos, y tal vez a partir de 2016 aquellos que queremos llevar adelante los proyectos que tenemos en mente, podamos convertirlos en realidad en un Estado que mantenga las oportunidades a quien tiene, pero también las dé a quien no tiene.

Más información sobre Ander Aldokoa y Nabari

Web

Facebook

Twitter@NabariWorld

Youtube

Instagram

Todas las fotos cedidas a Caras de la Información por Ander Aldekoa

¿Que te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s