Adriana Pazos Ottón de OLALAB

“En OLALAB entendemos el arte como como una conjunción de estímulos”

Santiago de Compostela ha asistido al feliz nacimiento de OLALAB, una iniciativa cultural creada por un grupo de agentes culturales que decidieron unir sus fuerzas y talentos para dar forma a su manera de pensar, experimentar y sentir el arte como una unidad, como una potencia arrolladora que les nutre, motiva y les empuja hacía el bien común, de los vecinos y vecinas de barrio, de los niños y niñas que descubren que otras formas de educación son posibles, de las sinergias que se crean cuando compartimos inquietudes. OLALAB es un espacio de cultivo para vivir el arte desde distintos ámbitos, y acercar las distintas manifestaciones al tejido social. Un lugar con marcado sentido social y aperturista, que aglutina propuestas  de distintos artistas y colectivos para el disfrute y crecimiento de los ciudadanos de Santiago de Compostela. Caras de la Información entrevista a Adriana Pazos Ottón, directora de OLALAB.

¿Cómo nació Olalab?

Olalab es la consecuencia de años de trabajo en distintas disciplinas artísticas y contacto con el ambiente cultural de Santiago de Compostela. Desde Coruña vinimos con el proyecto educativo Auladeideas  que ya en su ideología pretende la visión del arte como un todo, y aglutina en sus propuestas la diversidad de lo contemporáneo y una carácter marcadamente rizomático en sus planteamientos. Estuvimos siempre en contacto con sectores de las artes escénicas y plásticas. Y llega un momento en que entendemos que lo revolucionario es trazar sinergias entre los distintos agentes culturales. Crear un espacio de cultivo, de análisis,  ejercitar el arte desde distintos ámbitos, y acercar las distintas manifestaciones al tejido social. Olalab tiene un marcado sentido social, aperturista, como espacio colectivo que reúne apuestas en común con un mismo sentido y voluntad, la de aunar capacidades, la de crecer en colaboración y de cara al tejido social, la de ofrecerse como espacio de encuentro y debate.

¿Cómo se gestó el proyecto y cuándo decidisteis arrancar?

En el año 2010 implementamos un proyecto parecido en Coruña dedicado a la didáctica y experimentación artística, venimos un poco de esa experiencia y llevamos un tiempo en Santiago acumulando la masa crítica necesaria para poner en funcionamiento un espacio plural.

¿Quiénes formáis el equipo?

Actualmente dentro de Olalab colaboran distintos artistas de diferentes ámbitos. Junto con el comisario Manu Mimé elaboramos una Convocatoria para Comisarios Emergentes y trazamos la línea de trabajo del espacio expositivo y toda la programación de exposiciones hasta el mes de julio, cuando nos volveremos a reunir para valorar y retomar ideas y propuestas. En residencia artística está el colectivo Voltage Opposites, La Mirona, y Acción Camándula, todos ellos relacionados con las artes escénicas, danza contemporánea, creación sonora y teatro. Convive también en el espacio el proyecto educativo Auladeideas, dedicado a la didáctica artística y creatividad. Ana Costas artista plástica se encarga de la propuesta de talleres para adultos.  Paula Quintas bailarina de danza contemporánea, imparte intensivos de su propia disciplina, y distintos artistas elaboran itinerarios de talleres de experimentación artística, fotografía, creación sonora, teatro, improvisación; el espacio está abierto a distintas colaboraciones.

Queréis aunar propuestas y colaboraciones ¿Hoy nada es posible sin la colaboración y la mirada colectiva?

Creo que cada uno tiene que crear su propio formato, en el caso de OLALAB,  es casi una decisión ideológica, de reflejo de la realidad, es así como vivenciamos el arte, como una conjunción de estímulos. Para nosotros es así cómo sucede el hecho artístico, desde el estímulo plural y por tanto intentamos recrear un ambiente lo más estimulante y abierto posible, la convivencia es totalmente enriquecedora.   La mirada colectiva es expansiva, es nutriente, es lo que más se asemeja a la realidad, cambiante, rizomática y dinámica. No es una decisión de economía de medios, es una búsqueda consciente de transversalidad de las artes, de creación y acercamiento conjunto  a una forma de entender la comunidad artística. OLALAB es en cierto sentido un sueño, la reunión de las artes en diálogo dentro de un mismo contexto y en proyección hacia el tejido social. No sé si lo conseguiremos, pero esta utopía es tan brillante que el camino resulta apasionante y constructivo. El arte es un organismo plural, que nos permite llegar a nuevas posibilidades, porque nos hace pensar de una manera diferente. Es por ésta razón que un planteamiento abierto y flexible donde se sumen perspectivas, donde se habilite el crear sinergias y construir en red resulte mucho más interesante que hacerlo de forma individual.  El hazlo por ti mismo ya no interesa tanto como el hazlo con otros. Y es en ese sentido de comunidad y de colaboración en el que queremos trabajar.

¿Qué iniciativas vais a recoger y mostrar?

Tenemos por delante la tarea de generar colaboraciones con otras entidades, asociaciones y espacios culturales. Queremos continuar con nuestro trabajo de difusión y apoyo a artistas y comisarios emergentes. Nos interesan propuestas novedosas, que relacionen distintos ámbitos, como el último proyecto que inauguramos NOISE#1 ELECTRONIC WATER donde Ferrán Lega, investiga las posibilidades de la cimática aplicada a las diferentes disciplinas artísticas contemporáneas. Nos gustaría formar un grupo de agentes culturales interesados en el análisis sobre el estado actual de la cultura y desde esa plataforma lanzar proyectos de intervención social.  Que el espacio se convierte en un núcleo de reunión, debate, creación y acción social… nos gustaría…

Seguiremos dedicándonos a la didáctica de las artes, a las exposiciones, a la creación de  propuestas que transmitan que el arte en todas sus manifestaciones  es necesario, válido y fundamental.

Un sueño nunca se construye sólo ¿Quién os ha ayudado a poner en marcha Olalab?

Siempre hay amigos, el día de la inauguración éramos más de 200 personas. En el día a día es necesario contrastar decisiones, comentar ideas y ponernos en contacto con mucha gente, y allí incide la red que podamos tener detrás, simplemente tener con quien hablar las dudas o hacer una pregunta puntual. Hay una nube de personas que nos rodean,  que colaboran en el día a día, viven y confían en el proyecto de OLALAB.   Comisarios y artistas de distintos ámbitos, que forman parte de esa energía necesaria para sacar cualquier proyecto adelante, sin su apoyo, muchas veces el trabajo es tan exigente, que no saldrían adelante muchas de las metas que nos hemos propuesto.

¿Cómo han sido los comienzos?

Llevamos desde septiembre, así que hasta el día de hoy han sido 6 meses de puesta en marcha, de mucha exigencia, da trazar caminos que a veces hay que desandar. Adaptar el local a la vida que se va generando en él. Se puede decir que estamos en el mismo comienzo, y el año siguiente aún será el comienzo, porque creo que las trayectorias tardan un tiempo en definirse y asentarse, en definir realmente su personalidad, y esto sucede a partir de las distintas colaboraciones y asociaciones que van surgiendo. Así que el comienzo es ahora, con fuerza, con mucha voluntad. Y en este tiempo realmente todo han sido satisfacciones, ampliar el horizonte y vernos reconocidos en la rigurosidad del trabajo y la calidez humana. Los artistas que han pasado por OLALAB trazan un mapa en la geografía que va desde Barcelona a Salamanca, Madrid, Francia, y EEUU. Somos muy jóvenes aún, la puerta es muy grande y está abierta para quien quiera acompañarnos en éste viaje en el que el motor es la gente, la cultura, la educación en el arte y el arte contemporáneo en sus distintas manifestaciones.

¿Qué eventos y exposiciones habéis organizado en vuestra corta vida?

Lanzamos la apertura con una Convocatoria de Comisarios Emergentes y un plan de acciones englobado en un Programa “Programa Miradas al Arte”. De la convocatoria surgieron tres proyectos ganadores que son los que está albergando el espacio expositivo: “ABSINTHE” Comisariado por Cristina García-Camino  del artista Jean Claude Cubino, NOISE #1 Electronic Water Comisariado por Cleofé Campuzano Marco del artista Dr. Ferran Lega Lladós, que es la muestra que tenemos en sala hoy en día y la próxima exposición será la propuesta ROAD STORIES, comisariada por Ana García-Rollán de la artista: Heidi Ray MontoyaEl día de la inauguración queríamos que fuese una fiesta que marcase ya el ambiente que pretendíamos transmitir, somos rigurosos pero entendemos el arte como un disfrute para todos, sin elitismos ni afectación. Así que abrimos las puertas inaugurando con una propuesta expositiva del comisario Manu Mimé [META] en la que pudimos disfrutar de las obras de Dana Díaz, LaraLars, Plástica, y David Fidalgo Omil. Y acompañamos el evento con una performance a cargo de la compañía de danza contemporánea CF Dance, con Paula Quintas y Arturo Cobax. Tuvimos músicos en vivo y la fiesta se alargó hasta casi la media noche tomando la calle y generando un ambiente realmente de disfrute. 

Desde ese 25 de septiembre hemos parado sólo para respirar y volver a coger impulso: Workshops intensivos de danza contemporánea, Clown, colectivos ensayando, talleres para familias, talleres para niños y adultos, Workshop de Comisariado de Exposiciones,  programas educativos para docentes, colaboraciones con asociaciones y con grupos de artes escénicas, presentación de libros y jornada de poesía… agotados pero contentos, y creciendo la red de colaboraciones. El balance es bueno, aunque sabemos que hay que seguir e instrumentalizar  las prácticas necesarias de cara a que la visibilidad y el esfuerzo redunden directamente en el artista y en su calidad de vida. Esta es otra de nuestras metas fundamentales, poder lograr una dinámica de apoyos que nos permita sacar adelante proyectos en donde el trabajo del artista sea valorado.

¿Qué nos espera en los próximos meses?

En el horno tenemos ya el programa cerrado de todas las acciones que llevaremos a cabo hasta el mes de junio. Lo que cuesta más es coordinar el tiempo. Para el mes de abril un proyecto diseñado por Amabel González Troncoso en relación al arte urbano y el grafiti,  mayo lo dedicaremos a la creatividad, las emociones y la fotografía, y el mes de junio está en principio de dicado a propuestas de creatividad para adultos. Esto a parte de seguir con las distintas  actividades curriculares de espacio.

¿Cómo está siendo la respuesta del barrio y la ciudad ante vuestras iniciativas?

Por el momento estamos tejiendo de cara a la zona en la que estamos, la zona monumental de Santiago de Compostela, y haciendo conocer el espacio como lo que es, un vivero, un espacio para la convivencia de artes, para la experimentación. La afluencia de gente es buena y lo que convocamos se recibe con ganas y curiosidad tanto por los vecinos como por el mismo colectivo de artistas.

¿Es difícil llegar al público o por el contrario este está ávido de cultura?

Las propuestas del espacio generan interés y estamos muy satisfechos con la participación. De todos modos hay que reconocer que si no hablamos del público asiduo a las propuestas culturales, es cierto que llegar a interesar a un público en general es complicado. Y esto se debe a lo desprestigiada que está la cultura como valor humano o de intercambio, es una lucha constante el querer rescatar la cultura como una opción lúdica o de encuentro y creo que justamente esa es nuestra labor como agentes culturales, conseguir que cambien ciertas maneras de pensar en las que un futbolista está más valorado que un poeta, un actor o incluso un maestro, hay que invertir ciertos  parámetros sociales y hacer ver que la cultura es un bien de todos y que todos podemos disfrutar de ella.

¿Cómo véis el futuro de Olalab?

Como comentaba creo que OLALAB  es un organismo vivo, verlo en un futuro y en proyección es difícil. Lo que sí sé, es que debería transformarse, adaptarse a cada momento, lo veo más como aglutinador de agentes, como centro de proyección de ideas, de propuestas. Lo veo como un exportador de experiencias y sobretodo de una nueva e integradora forma de  experimentar y trabajar en el arte. Nos gustaría sumar, tomar el espacio urbano con nuestras propuestas, crecer en un colectivo de artistas, formar comunidad y convertirnos en un espacio de referencia en cuanto a propuestas artísticas.  Es lo que nos gustaría….

Lo entendemos como un espacio cultural polivalente que desarrolla iniciativas dentro el marco de las artes y en particular de la arte contemporáneo, generando un clima de diálogo y análisis a través de la actividad de distintos colaboradores y grupos de trabajo.

En la confluencia de todos estos agentes artísticos pretendemos reflexionar sobre las artes plásticas, la educación y creatividad artística, las artes escénicas, la música, la fotografía y la creación audiovisual, entre otras. Y podernos convertir en centro de reunión de propuestas de gestores culturales, artistas y comisarios emergentes, escritores, educadores, músicos y especialistas en creatividad.

¿Qué proyectos tenéis en Olalab?

Aún queda mucho por concretar, lo que sí sabemos es que intentaremos sacar adelante lo que te comentaba y no dejar ninguna propuesta atrás, con fuerza, multiplicando y con mucho mimo y cuidado de todos los colaboradores.

Más información sobre OLALAB Acción Cultural

Web

Facebook

Twitter@EspacioOlalab

espacio.olalab@gmail.com

Rúa Porta da Pena, 10

Santiago de Compostela

 Teléfono 606 97 18 59

Todas las fotos cedidas a Caras de la Información por Olalab Acción Cultural.

Fotos de Lorena González Vázquez y OLALAB

¿Que te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s