Odri Albornoz

La creación artística es infinita, llevarla a sus posibilidades nobles y sublimes es altruista, honrar nuestra naturaleza es para mí necesario, en este y todos los tiempos.

Primero fue la danza. Expresarse a través del movimiento ha formado parte de toda la vida de Odri Albornoz. Pero un día, decidió estudiar comunicación, convencida de que el periodismo es un servicio y teje redes que nos sensibilizan con los demás, “un compromiso con la verdad, una herramienta para la educación y la voz para aquellos que no son todo el tiempo escuchados. Colabora en Esfera Cultural de Venezuela, una ventana para profundizar e interpretar los hechos culturales, donde escribe sobre cultura y danza. Mientras sigue alimentando su curiosidad e interés por la  evolución de la humanidad y el planeta. “Escribo para recordar la belleza de la humanidad. Bailo para descubrir mi cuerpo, y cuando tengo la oportunidad, ayudo a otros a descubrirse en esa gracia que es la creación y la vida”, nos cuenta Odri.

 ¿Cuándo decidiste dedicarte a la comunicación?

¿Qué entró primero en tu vida la danza o el periodismo?

La danza ha estado presente en mi vida desde muy pequeña. Siempre me ha gustado expresarme a través del movimiento, sin embargo, comencé formalmente a tomar clases de danza del vientre a los 11 años. Seguí formándome en este arte con increíbles maestros nacionales e internacionales, al igual que tomaba clases de ballet, jazz, flamenco y salsa. La comunicación oral y escrita siempre me fascinó y me abrió hermosas puertas. A la hora de entrar a la universidad, se estaba abriendo en Venezuela la Universidad Experimental de las Artes con varias licenciaturas en Danza, sin embargo, seguí la recomendación de mi madre y me fui por una rama “académica”. Ingresé en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela por un texto argumentativo que escribí alrededor de la frase de Abraham Lincoln que reza “los que niegan la libertad a los demás no se la merecen ellos mismos”. Allí formé parte del Taller Experimental de Danza Contemporánea Pisorrojo, y así he ido, siempre hilando.

Escribes en Esfera Cultural de Venezuela sobre danza

¿Qué te atrajo de este proyecto que se define como una ventana para profundizar e interpretar los hechos culturales?

 Con la crisis en Venezuela, las secciones culturales de los medios de comunicación han venido desapareciendo, así como la reflexión alrededor del tema cultural y más aún sobre la danza. Un día recibí una llamada de mi amiga María Laura Chang contándome sobre el proyecto que tenía con su madre, María Laura Lombardi, ambas excelentes periodistas. Marilá me invitó a colaborar en el medio, la idea me atrapó de inmediato, sobre todo cuando me dijo que la danza estaría incluida como una de sus secciones. En la universidad me gustaba escribir sobre los temas culturales, y escribir para Esfera me ha hecho aprender muchísimo, además, descubrí la belleza de la investigación.

Foto Luz Marina Di Scipio

 ¿Cómo entiendes el periodismo?

¿Hacía dónde piensas que va el periodismo?

El periodismo es un servicio. Un compromiso con la verdad, una herramienta para la educación y la voz para aquellos que no son todo el tiempo escuchados. Para mi el periodismo teje redes y nos sensibiliza ante los otros.

¿Qué temas centran tu interés?

La evolución de la humanidad y el planeta. Escribo para recordar la belleza de la humanidad. Bailo para descubrir mi cuerpo, y cuando tengo la oportunidad, ayudo a otros a descubrirse en esa gracia que es la creación y la vida.

Además de escribir sobre danza también la prácticas. Háblanos de esa pasión por la danza oriental y el Yoga

El yoga es una herramienta mágica que descubrí hace alrededor de 10 años. Es una de las formas de danza, y viceversa. La danza es como el sol de mi galaxia, todo gira alrededor de ella. Es mi camino para ser.

 ¿Qué proyectos tienes?

 ¡Descubrir! Siento que cada día son más las cosas que quiero explorar en mi cuerpo, en la danza de otros y en la mía. De momento quisiera culminar mis estudios en la universidad y por otro lado, sueño con un espacio en donde investigar conmigo misma y con otros los temas que circundan el cuerpo, el vientre, el movimiento, la experiencia humana y el universo.

Foto Luz Marina Di Scipio

¿Has visto alguna vez bailar con árboles? ¿Conoces la danza biónica?

 He bailado con árboles. Me parecen seres maravillosos y adoro observarlos y sentirlos. Ha sido parte de mi experiencia humana querer conectarme con la naturaleza, sin embargo, no sabía que se le podía conocer como danza biónica. Tampoco lo había visto a nivel de performance.

¿Qué opinas de un Festival dedicado a crear coreografías que exploran la relación entre arte y naturaleza, sostenibilidad e imaginación?

Es importante recordarnos que estamos interconectados a niveles inimaginables. Crear un espacio para evidenciarlo me parece clave. La danza es por excelencia creadora de vínculos, y en sus inicios estuvo muy ligada a la naturaleza. Es precioso poder recordarla, re-crearla y re-plantearla, y más aún en un encuentro de creadores, con diferentes propuestas.

Foto Luz Marina Di Scipio

¿Qué podría aportar una periodista experta en danza a este espectáculo donde confluyen la danza, las artes visuales, la música, el medio ambiente y la fotografía?

 No me considero una experta en nada, sólo puedo compartir mis reflexiones y nutrirme con lo que percibo. Mi aporte a la iniciativa es agradecerles por crearla. La conmoción del mundo nos lleva constantemente en un vaivén de focos y crear un espacio en donde los artistas y el público se encuentren en pensamiento, cuerpo y sentimiento alrededor del medio ambiente es muy valioso. La creación artística es infinita, llevarla a sus posibilidades nobles y sublimes es altruista, honrar nuestra naturaleza es para mí necesario, en este y todos los tiempos.

¿Crees que un artista como HONEVO, creador del BionicFestival, puede fortalecer el vínculo misterioso entre humanos y plantas?

 Me parece que cualquiera que tenga una intención puede alcanzar sus objetivos. El vínculo entre humanos y plantas no es para mí misterioso, es real y tangible. Si a una planta le hablas con amor y la cuidas, prontamente dará flores al mundo, si la descuidas y la miras con desprecio, se marchitará frente a tus ojos. Lo importante para mi es concientizar estos vínculos, abrirnos a percibirlos, eso nos hará más sensibles no sólo al reino vegetal, sino también a los otros: mineral, animal, humano, dévico y espirituales.

Más información sobre la II edición del BionicFestival

Página del BionicFestival

https://vimeo.com/bionicdance

Facebook

Twitter@bionicfestival

Más información sobre Odri Albornoz

Twitter@LaOdrisea

Facebook

Esfera Cultural

Todas las fotos cedidas a Caras de la Información por Odri Albornoz

Fotógrafas: Luz Marina Di Scipio y  Janina Kristek

¿Que te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s